Integrantes de la Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad, comentan la conferencia Hábitat 3 de la ONU

Entrevista con Magali Fricaudet, coordinadora de la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos (CGLU); Sonia Maria Dias (WIEGO – Mujeres en el empleo informal: globalización y organización); Anaclaudia Rossbach (Cities Alliance); y Jane Katz (Habitat for Humanity International).

HABITAT3 Y EL DERECHO A LA CIUDAD

Habitat3 – La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible – tuvo lugar en Quito, Ecuador, del 17 al 20 de octubre de 2016. Varios miembros de la Plataforma Mundial por el Derecho a la Ciudad participaron en diferentes reuniones y ofrecieron diferentes puntos de vista sobre el Derecho a la Ciudad antes, durante y después de Hábitat3.

“Hábitat III fue una oportunidad para reafirmar valores comunes en defensa del derecho a la ciudad, en la confluencia entre gobiernos locales, sociedad civil y relatores especiales de la ONU sobre derechos humanos”, declaró Magali Fricaudet, coordinadora de la Comisión de Inclusión Social, Democracia y Derechos Humanos (CGLU).

“Inicialmente, el Derecho a la Ciudad estaba muy limitado al contexto latinoamericano, por lo tanto me complace la creciente representación de Asia y África”, afirmó Sonia María Dias (WIEGO – Mujeres en el Empleo Informal: Globalizando y Organizando).

Después de un largo proceso de promoción y negociación, el Derecho a la Ciudad fue mencionado por primera vez en un acuerdo de la ONU (La Nueva Agenda Urbana). Fue un largo proceso que involucró varios momentos de negociaciones entre países que estaban a favor y otros en contra del Derecho a la Ciudad en la Nueva Agenda Urbana.

“Estoy convencida de que el Derecho a la Ciudad es la innovación más importante de la Nueva Agenda Urbana y fue el tema más discutido a lo largo del proceso de Hábitat III, desde un tema tabú y controvertido al principio hacia una aceptación más amplia al final y con fuerte presencia en eventos relacionados directa e indirectamente con la conferencia “, dijo Anaclaudia Rossbach (Cities Alliance). “Los gobiernos y las organizaciones abordan mejor el tema y adelantan los debates sobre su implementación efectiva por todos los actores involucrados en la implementación de la Nueva Agenda Urbana”.

POLEMICAS Y CONTRADICCIONES

La Conferencia Hábitat III acogió a 30.000 personas, entre ellas 10.000 participantes internacionales de 167 países. En un lapso de cuatro días se realizaron casi 1.000 eventos, entre ellos 8 sesiones plenarias, 6 mesas redondas de alto nivel, 10 diálogos políticos, 22 sesiones especiales, 3 charlas urbanas, una academia de periodismo urbano, 59 eventos de las Naciones Unidas, 157 stands de exposiciones, 42 proyectos del llamado ”Hábitat Village” y más de 460 actividades laterales, de redes, de capacitación y eventos paralelos fueron organizadas por varios participantes.

“Entre la variedad de actores, se expresaron importantes contradicciones”, dijo Magali Fricaudet. “Muchas multinacionales y promotoras de la idea de “Ciudades Inteligentes” (Smart City) o la idea de Mercantilización de las Ciudades (Commodification of Cities) estuvieron presentes con una panoplia de “Soluciones listas para comprar. Por lo tanto, creo que ahora, como defensores del derecho a la ciudad, necesitamos monitorear el cumplimiento de la Nueva Agenda Urbana, de una manera participativa que beneficie los bienes comunes”.

“Estamos felices de que el Derecho a la Ciudad esté en la Nueva Agenda Urbana (NUA), pero no tanto como nos gustaría”, dijo Alison Brown (WIEGO). “La Ciudad como un bien común fue eliminada de la NUA, y eso es porque el Derecho a la Ciudad va más allá de las concepciones convencionales de los derechos humanos: no es un derecho individual, sino colectivo”.

Para Sonia Maria Dias, si bien el texto de la Nueva Agenda Urbana no contemplaba el Derecho a la Ciudad en su complejidad, y sólo se le menciona una vez, sigue siendo un gran avance dada la resistencia que muchos Estados nacionales ejercieron durante el proceso de negociación. “Creo que ahora los grandes desafíos son fortalecer la participación de otros países, aumentar la participación de los movimientos populares e implementar una agenda que tenga proyectos de demostración del Derecho a la Ciudad alineados con la Nueva Agenda Urbana”.

PLATAFORMA GLOBAL POR EL DERECHO A LA CIUDAD

La Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad surge de la iniciativa de varias organizaciones que trabajan sobre el tema en todo el mundo y de la necesidad de promover y movilizar a los gobiernos nacionales y locales y las organizaciones internacionales y regionales hacia un nuevo paradigma por desarrollo más inclusivo y democrático.

La Plataforma aboga por el reconocimiento y adopción del Derecho a la Ciudad en la implementación de políticas públicas, por lo que ha estado participando, a través de sus miembros, en diferentes espacios y eventos relacionados con el proceso Hábitat III para difundir el concepto y hacer lobby para su adopción como piedra angular de la Nueva Agenda Urbana.

“El panel de diálogo “Derecho a la Ciudad y Ciudad para Todos” tuvo una audiencia impresionante, y las discusiones que siguieron a la presentación fueron muy ricas en contenido”, dijo Anaclaudia Rossbach. “A lo largo del proceso preparatorio de Habitat3, las discusiones en las que participé en los eventos regionales de las Unidades Políticas (Policy Units) estuvieron mucho más centradas en las definiciones y la estructura conceptual de lo que es el Derecho a la Ciudad. En este panel, durante Habitat3, diferentes actores que representan a instituciones financieras, gobiernos y activistas / practicantes locales comenzaron a debatir pasos concretos para mejorar la comprensión del concepto a partir de la práctica”.

“La plataforma se movió hacia tener las voces de destacados trabajadores informales”, afirmó Sonia María Dias. “Varias reuniones de la Plataforma tuvieron la participación de los propios trabajadores. Esto es muy positivo, ya que fortalece el carácter de “de abajo hacia arriba” de los principios de Derecho a la Ciudad. Esto también ayuda a dar una mayor concreción al Derecho a la Ciudad respondiendo a las críticas de que sería demasiado abstracto”.

En Habitat3 Jane Katz (Hábitat por la Humanidad Internacional) tuvo el honor de hacer una declaración ante el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon y el Dr. Joan Clos, Secretario General de Hábitat III, en una reunión privada de la Asamblea General de Socios. “Aunque brevemente, reafirmé la creencia de nuestros constituyentes en el derecho a una vivienda adecuada, la seguridad de la tenencia sin desalojos forzosos y la participación de la comunidad en la Nueva Agenda Urbana”.

“Los asentamientos urbanos no pueden seguir siendo una fuente de beneficios en detrimento de la gente, como lo han sido durante los últimos 20 años”, declaró finalmente Magali Fricaudet. “Corresponde a nosotros, ciudades y ciudadanos, trabajar juntos para seguir defendiendo los territorios como bienes comunes”.

Conozca más sobre El Derecho a la Ciudad

Revise los principales eventos de la Plataforma Mundial por el Derecho a la Ciudad en Habitat III
Check the main events of the Global Platform for the Right to the City at Habitat III